Skip to content

Con la impresión 3D no sólo producimos el futuro, sino un futuro mejor

La impresión 3D constituye hoy en día un método de producción más sostenible, que se está haciendo un hueco en la “tercera revolución industrial”, ofreciendo soluciones ecosostenibles que implican un aumento de la eficacia de la producción y la logística, respetando el medio ambiente.

En un contexto histórico en el que toda empresa no puede evitar revisar su ciclo de producción sin cuidar el medio ambiente y verse como parte de un ecosistema que hay que respetar, la innovación y la tecnología juegan un papel fundamental.

Por estas razones, la impresión 3D ha promovido desde el principio el respeto al medio ambiente y ha aportado soluciones concretas y eficaces para combatir las emisiones de CO2, disminuir el consumo de energía, reducir los residuos, reducir los desplazamientos relacionados con el transporte, así como la introducción de materiales innovadores, sostenibles y reciclables.

Hoy en día, las impresoras 3D son cada vez más accesibles y sus usos cada vez más numerosos, lo que las convierte en una solución viable con un alcance ecológico revolucionario.

  • 1

    Trasportes

    - 41% mercancías aéreas
    - 37% contenedores transoceánicos
    - 25% de carga

  • 2

    Ahorro energético

    De - 41% a -74% de energía utilizada en impresión 3D en comparación con la fabricación tradicional.

  • 3

    Reciclaje

    De - 67% a 71% de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante el uso de resinas de plástico recicladas. Los bioplásticos son un componente clave para llevar los plásticos a la economía circular.

Impresión 3D: la alternativa verde

La capacidad de fabricar las cosas que necesitamos cuando las necesitamos, sin desperdicios y sin depender de instalaciones de producción lejanas, caras y contaminantes, está trayendo una revolución verde a la industria del futuro.

El uso de menos material y la reducción de los requisitos de envío hacen de la impresión 3D una solución que puede reducir considerablemente el consumo de energía en comparación con los métodos de producción tradicionales, además de ofrecer la oportunidad de producir fuentes de energía renovables.

Con la impresión 3D, es posible producir bienes más cerca del usuario final, reduciendo los envíos de larga distancia y, por consiguiente, disminuyendo considerablemente la cantidad de emisiones de carbono.

La fabricación aditiva implica un bajo desperdicio de material. Reducir la cantidad de recursos utilizados, además de tener un impacto medioambiental positivo, ayuda a las empresas a reducir tanto los residuos como los costes.

La innovación tecnológica permite utilizar materiales sostenibles y reciclables, como los bioplásticos o los materiales a base de celulosa, para la impresión 3D. Un material como el PLA (ácido poliláctico) es infinitamente reutilizable: los productos fabricados pueden volver a fundirse, dando lugar a un nuevo material listo para la impresión. 

La impresión 3D permite fabricar piezas indefinidamente e in situ según las necesidades, lo que facilita la ampliación del ciclo de vida de los productos y la maquinaria.

Solicita una consultoría

Ponte en contacto con nosotros para obtener más información y una consultoría personalizada

Contáctanos
This site is registered on wpml.org as a development site.